7 jun. 2010

Sonrisas congeladas y pelos como escarpias.


Ayer fuí a ver la muestra final que los compañeros alumnos de 3º de la Escuela de Teatro hacían en el Teatro Principal.


La obra se llama "Nómadas, viaje con nosotros" http://www.heraldo.es/noticias/detalle/los_proximos_nomadas_los_escenarios.html y, aunque ayer era el último pase del principal, éste año han tenido suerte y también repatiran la obra en Huesca y en el C.C. Teodoro Sanchez Punter (creo, la verdad es que no recuerdo el día ni la hora, si os interesa, preguntadme y me informo).


Aparte de mi opinión sobre la obra, que, siendo como soy joven e inexperto, poco valor puede tener...aunque bueno, realmente si lees ésto es porque en algo te interesa ¿No?....claro.....


Empecé aburriéndome, esa es la verdad, los preofesores/directores de las muestras de la E.M.T.Z. siempre se han escudado en que lo importante no es el hecho de mostrar, sino el trabajo que requiere llegar hasta allí. Es una escuela, tiene lógica el argumento, pero no lo comparto. La cuestión es que temí que fuera una de esas obras que muchos esfuerzos les habían costado a los alumnos, y muy pulida técnicamente y...en fin, un "yo me lo guiso, yo me lo como" con el que ellos aprenderían mucho pero el público desearía pegarse un tiro...


He estado en los dos lados, viendo algo así y torturando al público con ello.


A esto se le añade la desagradable premisa de que la mayoría de los actores son colegas, por lo que iba a ser inevitable a la salida poner un sonrisa y dar mi mas sincera enhorabuena...


Todo ésto pensaba yo los primeros 15 minutos de función.


Por fortuna, me precipité.


La obra me gustó mucho, el tratamiento del espacio, los juegos coreográficos con las maletas o con los "sujetados" (no quiero hacer ningun spoiler, por si acaso), escenas corales con textos duros y dinámicos y, por supuesto, todas las partes en las que hacían de bufones, unos seres crueles y sarcásticos riéndose de las desgracias de la emigración/inmigración hasta el punto de ponerte la sonrisa congelada y los pelos como escarpias.


Por decir algun dato negativo, diré que, como en todas las promociones, había actores mas flojos y actores abrumadoramente sobreactuados...no, miento, son prejuicios, no había actores flojos, estaban correctos.


También creo que a veces la música era un abuso que flaco favor le hacía a las voces de los actores.


En resumen, resultó una obra emocionante, mas si añadimos que conocía a todos los interpretes, mas si sumamos que era su última vez en el principal y el final de ese absorbente ciclo vital que es la Escuela de Teatro.


Solo me resta desde aquí dar la enhorabuena por la obra y desear muchísima suerte a todos aquellos que quieran seguir en el oficio...la necesitareis....la necesitamos.


P.D.: Aún tengo resaca de la noche de conversación que me pegué ayer con Javier Zapater, uno de los actores de la obra, para mí el que mas destacó interpretativamente y quien, por una parábola del destino, también vendrá a Madrid haciendo posible que siga adelante un proyecto que teníamos en común: "Cortado y Magdalena Teatro"...os mantendré informados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario