14 jun. 2011

Acampada Zaragoza

Hola Blogeros. Todo este tiempo sin entradas nuevas se ha debido a mi inmersión total en el movimiento 15M y mi actividad presencial continua en Acampada Zaragoza,(ademas de mi práctica ausencia de vida teatral/laboral desde el 17 de Mayo). Y como soy incapaz de narraros el alcance épico que esta experiencia esta teniendo para mi, simplemente, os colgaré un texto que escribí ayer. Ahí va:

27 días.

Son ya 27 días los que llevamos acampados en la plaza del pilar. ¿Recordáis como era el mundo hace 30 días? Hace un mes, las personas éramos individuos, individuos jóvenes que no encuentran trabajo y viven con sus padres, individuas que levaban toda la vida trabajando en una fábrica, de forma efectiva y eran despedidas por un capricho económico de un magnate, individuos padres de familia que no podían pagar su hipoteca, individuos adolescentes cuya máxima aspiración era tener lo último en moda, aprobar justo y emborracharse el fin de semana, individuas madres obligadas a trabajar antes de estar preparadas para mantener a sus hijas, individuos que tuvieron que salir de su país para encontrar trabajo y descubrieron que la tele les había mentido respecto a Europa, individuos jubilados con una pensión insuficiente, cuyo puesto social estaba relevado a intentar hacer el menor ruido posible antes de morirse. Individuas e individuos resignados.

Entidades individuales en un mundo loco que no hemos querido crear, que no nos gusta ni nos representa.

Y entonces, ocurrió algo, la indignación de miles, de millones de personas alrededor del globo se unió, canalizada por internet, en un movimiento social sin precedentes en la historia. Nos unimos bajo el mismo Sol, tomamos la calle, las plazas, y gritamos tan alto como pudimos que estábamos mas que hartos y que no pensábamos seguir soportándolo. Exigimos un sistema que nos representara, nos asambleamos y de pronto descubrimos, con la sorpresa de un bebé que acaba de aprender a hablar, que teníamos voz, que nos estaban mintiendo, que podíamos opinar, que justicia, igualdad y libertad son algo mas que palabras, son metas alcanzables.

Y entonces dejamos de ser individuos, para ser humanidad.

No os quepa duda, ya hemos cambiado el mundo.

Pero esto es solo el principio, ahora les toca mover a ellos y desde luego que saben moverse, harán cualquier cosa por desunirnos: Nos ignorarán, nos tergiversarán, intentarán ningunearnos, introducirán alborotadores en nuestras asambleas y manifestaciones, nos tratarán como a una minoría ilusa rebelde de extrema izquierda, seguirán creando pantallas de humo y, si no tenemos cuidado, llegará el momento en el que mandarán a sus perros a mordernos, y la gente tendrá tanta niebla delante de si que no vendrá en nuestro auxilio.

Pero eso no ha ocurrido aun, nos queda mucho por decir, por trabajar, por estudiar, por comprender, por explicar, nos queda muchísimo que cambiar. Y para ello necesitamos energía, necesitamos organización y, sobre todo, necesitamos apoyo.

Y, la verdad sea dicha, mantenernos indefinidamente en esta plaza nos resta energía, organización y apoyo.

Por eso, compañeras, aunque sea duro, aunque tengamos la sensación de que si nos vamos todo acabará, aunque la tristeza de dejar de vernos las caras todos los días por la mañana sea tan grande que nos encoja el corazón, creo sinceramente, que tenemos que expandirnos, recoger nuestras casas portátiles, sabiendo que esta plaza, ahora y ya para siempre, será nuestro hogar, y salir al mundo, hablar, pegar carteles, acudir a los desahucios, reventar sus falacias políticas, saturar sus servidores de protestas, y...y bueno, ya veremos como reaccionan: Tened por seguro que no soltarán el poder y el dinero con facilidad.

Pero lo harán, lo harán porque el pueblo ha despertado y tiene voz, manos e internet, lo harán porque el pueblo, unido, jamas será vencido.

Por lo demas, y centrándonos en el terreno teatral, os enlazo aquí abajo el video del primer programa de "Extra Escena", un nuevo programa sobre teatro alternativo en aragón, en el que, como no, a Óscar Castro le ha tocado hacer de cobaya.




Gracias por leerme.